Flor


Si hoy me ves, compañero,

Llena de letras y ternura, no pienses ¡que flojera!

Sabe que desde la palabra

También se escribe la lucha.

Si me ves con la cara cubierta

De tierra, de noche y de ceniza, recuerda

Que quien labra la tierra, quien lucha en la sierra,

Es también color de mi sonrisa.

Si ves que voy gritando

Y voy luchando por la justicia

Si ves que río y no me rindo, compañero,

No dudes en levantar tu brazo guerrero

Junto al clamor de tu pueblo.

Si de mañana, junto a tu rostro

Ves mi rostro sobre tu almohada,

No pienses que es descanso

O que la lucha está forzada,

Dame un beso, compañero,

Para caminar la madrugada,

Que esta lucha es por todos y todas

Y que debe ser ganada.

El silencio contagió el espacio.

Despacio supe quererte, sin remordimientos,

Sin dolores.

Tus ojos abriéndose al paso de mis manos,

Más y más ocultas cada vez en los detalles.

El silencio es dios, hace que existan los sonidos,

La música, los detalles.

Manos y bocas que se untan,

Se saben, se sienten.

Todo en un pequeño cuarto que parece infinito.

Mi calor te saborea la piel,

Mi cabello es más largo con el tuyo.

Este sabor que nos deja deseo…

De volvernos a ver.

Con tu beso de pan que me alimenta

Ha llegado a este lugar desconocido.

La tierra y las rocas pronuncian tu nombre,

El camino detiene su llanto para acercar tus pies desnudos.

Amándonos.

No bastaron ciudades ni destinos para tenernos lejos.

Aún tu boca se encanta con mis besos,

Aún mis ojos se adivinan en los tuyos

Y te amo.

La tarde marca la hora de partir,

La mariposa de obsidiana nos conduce hacia la orilla.

Camiones, madres e hijos, trenes y palomas

Otra vez entre nosotros.

Estoy buscando la palabra

Que rime con el gusto y la alegría de amarte,

Con el tiempo y el anhelo de besarte.

Estoy buscando la palabra

Que resuma entre sus letras nuestra lucha

Por el amar y dar verdaderos.

Estoy buscando la palabra que en su sonido

Quite el hambre de mi pueblo,

En su forma permita amarnos,

Y en su textura mezcle los sentidos.

La palabra que redima y sane golpes,

Que encuentre a los desaparecidos,

Que ampare a los perseguidos y con su beso

Incluya a los excluidos.

LIBERTAD, es la palabra.

Melisa Cosilión Cano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s