YO NO SOY DEMASIADO SABIO


Yo no soy demasiado sabio para negarte,

Señor; encuentro lógico tu existencia divina;

me basta con abrir los ojos para hallarte;

la creación entera me convida a adorarte,

y te adoro en la rosa y te adoro en la espina.

¿Qué son nuestras angustias para querer por

argüirte de cruel? ¿Sabemos por ventura

si tú con nuestras lágrimas fabricas las estrellas,

si los seres mas altos, si las cosas mas bellas

se amasan en el noble barro de la amargura?

Esperamos, suframos, no lancemos jamás

a lo invisible nuestra negación como un reto.

Pobre criatura triste, ¡ya verás, ya verás!

La muerte se aproxima… ¡De sus labios oirás

el celeste secreto!

                                                                                 

  Amado Nervo.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s