ENFERMERA


Mujer de alma blanca,

de manos sutiles,

de apacible gesto

y dulce mirar,

Tú tienes un garbo

de tiernos perfiles,

con un albo traje

y silencioso andar.

Tu tienes un mundo

Y un mar de ideales

Que giran en torno

de tu sien orlada,

tú alivias y rasgas,

las brumas de males,

como un ángel bueno,

de voz acallada.

Y en la oscura noche,

de fiebres, delirios,

sudor y agonía,

tu imagen es una,

piedad atesoras,

silenciosa rezas,

por el que gemía.

Porque eres humana.

Tú limpias y curas,

sin asco las llagas,

secando de frentes,

sudor contagioso,

los ardientes fuegos,

del dolor apagas,

del pálido enfermo,

que grita afanoso.

Porque eres divina

y sabes lo malo,

y sabes lo bueno,

por eso eres blanca,

grácil femenina,

por eso tu sientes, el dolor ajeno.

Bendita tú seas,

mujer bondadosa,

que das medicina,

en la hora postrera,

que curas las almas,

con manos de diosa,

volcando virtudes,

y amor de enfermera.

Autor:  Juana Aracelly Camacho de Russac

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s