…y tù


Camina con la mirada erguida
la frente en alto
y el corazón contrito.
Sé humilde a lo largo y ancho del camino,
la soberbia sólo arrastra hacia el dolor
sembrando el orgullo en su paso.
La humildad que brota del corazón,
es más auténtica,
que cuando brota por las circunstancias de la vida.
Jamás causes dolor a ninguno de los mortales,
y preocúpate y ocúpate de ser un bella influencia
hacia todo aquel que esté cerca de ti.
Conviértete en sembrador de sonrisas
de servicio genuino
de entrega total en todas
las buenas acciones diarias: trabajo, hogar…
Destierra de ti el egoísmo
y recuerda el ejemplo perfecto de amor
de quien es el dador de la vida.
Siembra rosales en tu camino
y cosecharás el dulce aroma de las flores.
No lastimes, no hieras, no ofendas
y que el perdón te acompañe
como el aroma de la tierra
húmeda después de la lluvia.

Conviértete en un bálsamo de amor
hacia tu esposa, hijos, nietos
y humanidad entera.
Que tu manera correcta de vivir
impacte por siempre la vida
de quienes te conozcan y
te recuerden por siempre con amor.
Y cuando tus días acaben,
sientas satisfecho tu trayecto
y hagas tuyas las frases poéticas de Amado Nervo:

Vida nada me debes estamos en paz

Saturnino Ramos Vázquez

Un comentario en “…y tù

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s