BIEN SE PUEDE LLORAR



(Roberto Arizmendi Rodríguez)

Bien se puede llorar por lo existente:

Un cúmulo de penas e injusticias

Perpetradas por bestias “racionales”

Que piensan con cerebros económicos.

Bien se puede llorar sentado en una piedra

A la orilla de un ghetto americano,

Entre ratas hambrientas que se burlan

De los negros que sostienen opresiones.

Bien se puede llorar en Puerto Rico

Por un pueblo que quiere independencia,

Para luego lanzarse a la lucha

Por una auténtica liberación para su patria.

Bien se puede llorar lejos de América,

Por un pueblo inocente desangrado

Por los fusiles de un ejército, que guarda

Intereses en campos vietnamitas.

Bien se puede llorar en Colombia y Argentina,

En suelos panameños, bolivianos

Y en toda sudamérica

Que busca anhelante un cielo limpio.

Bien se puede llorar en Africa oprimida,

En las sombras terribles de la selva,

O en los nacientes pueblos que soportan

La “ley” del apartheid anti-africano.

Bien se puede llorar en todo el mundo.

O contemplar sentado en una estrella

El ardoroso vómito de fuego

Despedido por armas de violencia.

Bien se puede llorar cuando es pisada

Una flor inocente, pretendiendo

Abrir sus pétalos al sol

Y vivir felizmente en sus jardines

Bien se puede llorar… y para que…

Son tantos los ojos desecados

Y tantas las lágrimas vertidas…

Lágrimas de dolor, de injusticia, de opresión.

Lágrimas de angustia y de odio.

Lágrimas libertarias y lágrimas de muerte…

Y que…

Han sido lágrimas vanas.

Alimento de mares y ríos.

Mil burlas de cafés aburguesados

E insistencia al sadismo del poder.

Entonces para que seguir mojando el mundo.

Para qué darles agua a los baños perfumados,

Para que ahondar el surco en las mejillas.

Bien se puede llorar, ¡Sí!

Pero si se quieren contemplar nacionales libres,

Si se quiere sentir la libertad lograda

Y si se quiere vivir la justicia tan ansiada,

¡Para qué derramar inútilmente

nuestra sangre por los ojos…?

La sangre de dolor del oprimido,

La sangre de dolor del torturado

Gime y grita angustiada

A su sangre hermana.

Quiere formar con ella un cielo rojo,

Hermoso y amplio,

En él que aquellas blancas nubes,

Hipócritas y obscenas, no escondan ya

Napalm y bayonetas ni escupan

Con sus lluvias, atómicas y balas.

Sería lograr con nuestras sangres

_ en parto doloroso,

el nacimiento ansiado de otro mundo.

La realización buscada

De nuestro hombre y nuestro mundo nuevos.

Un comentario en “BIEN SE PUEDE LLORAR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s