CARTA A DIOS



(Enrique Cisneros L.)

Dios
Presente.

Dios… hace mucho que no te hablo
Dios, hace mucho que no rezo.
Más no te des por enfadado
Ya que de niño aunque engañado,
Te dedique mucho de mi tiempo.

Más ayer cuando vi a mi pueblo
Ante un altar de rodillas, suplicante,
Ayer que lo vi con las piernas lastimadas
Para llegar a ti cumpliéndote una manda.
Ayer que lo vi pobre y macilento,
Sin haber comido, pero a tus pies postrado…
…ayer me decidí a escribirte esta carta.

Te la pongo en papel para que no la eches al olvido,
Como haces con las suplicas del pueblo.
Supongo que debes de tener mucho trabajo
Pues muchos son los que gimen y se quejan;
Pero por favor no la amueles
Y dinos que no es cierto.

Señor… ¿De qué lado estás?
¿Con los ricos? ¿O con nosotros?
Si deveras estás con nosotros
Aclara que no recibes nada
De las limosnas de la iglesia
Denuncia que estas se usan pa’ que los curas
Aumenten sus barrigas,
Y pa’ que sigan viviendo en la opulencia
Pa’ que sigan adornando sus casas… las iglesias.

Aclara que muchos de los que se dicen
Representantes tuyos en la tierra son mierda,
De esa que no sirve ni pa’ abono.
Que son seres humanos que comercian
Y aprovechan tu nombre,
Pa’ vender bonos de salvación,
Bonos guadalupanos que tu no has autorizado.

Aclara tu posición.
Explica que no es cierto que tu eliges a los papas,
Que no estás de acuerdo en que vivan como reyes
A costa del sudor de los humanos.
Dinos que son farsantes
Y que aquél que en ellos crea,
Por ti será condenado.

Has un llamado mundial a subvertir el orden.
Incítanos a los pobres a luchar
Por lo que es nuestro.
Desmiente con hechos lo que dicen
Quesque eres socio del banco de comercio.
Usa tu poder para difundir las ideas de los explotados.
Esas que están siendo crucificadas por los ricos.
Manifiéstate pues, del lado de nosotros.

Aclara que el infierno está en la tierra.
Que el azufre son jaladas
Junto al olor de las casas del obrero.
Aclara que los perros de los ricos son perros.
Y es injusto que uno de ellos coma más
Que toda una familia de los pobres.

Que esa injusticia existe no porque tu quieres
Si no porque hay aquí un infierno
Creado por la explotación del hombre por el hombre
Dinos que no es cierto que haya que sufrir aquí
Para ganar el cielo que al contrario
Que con lucha, con trabajo y con justicia,
Tenemos que convertir la tierra en paraíso.

¡Sí en paraíso… en una parte del cielo!
Cuando hagas esto volveré a creer en ti
Porque hora. Discúlpame pero ya no te creo

Anuncios

EL BRACERO



(Enrique Cisneros L.)

No me mires con ojos desconfiados
Hombre gringo, no soy una alimaña;
Soy un hombre que el hambre ha impulsado
A venir a implorar a tierra extraña
Un mendrugo de pan para mis hijos,
A cambio del sudor de mis espaldas.

Es por ellos que sufro en silencio,
Es por ellos que sufro la infamia
De la ofensa que enciende mi orgullo
Y el fuetazo de altiva mirada.

Cuando escucho la burla infamante,
El desprecio que se hace a mi raza,
El dicterio que enciende mis venas,
O el puñal de acerada palabra,
Pienso al acto que ya no debiera
Soportar impasible esta infamia,
Cuando tengo dos puños y en el cinto
Escondida una daga.

Pero el dólar me vence y prosigo
Con la vista en el surco clavada,
Y en mi boca mordiendo respuestas
Que me pierden, si un día se me escapan.

La miseria ¡Maldita miseria!,
A qué estado tan vil nos arrastran
Los que sólo pensando en sí mismos
Condenaron a miles de parias,
A llevarle tan sólo a sus hijos
Un menú de tortillas y lágrimas.

Pero el día ha de llegar en que todos
Sin distingos de credos ni castas,
Escuchando tan sólo en la sangre
El llamado y la voz de la patria.

En fraterno conjunto ofendemos
Nuestro esfuerzo fecundo en sus aras
Para hacer este México ¡grande!
El país que yo sueño en mis ansias.

El país que no vea con tristeza
Que sus hijos por hambre se marchan
Al país donde somos tan sólo,
Mercancía morena en subasta.
Al país donde sólo nos quieren
Como bestias de carga…