ORACION AL MAESTRO



(Obdulio Nunfio de León)

Maestro:
Edúcame, pero no me juzgues.
Júzgame, pero no me humilles.
Califica mi trabajo
Pero no me hagas sentir mal
Evalúa mi rendimiento
Aunque sean pequeños, livianos mis avances.
Comprendo que a más de ser un manojo de nervios
Soy un chico con problemas
Que no logro comprender.
Si tú pudiste salir con éxito
De estos problemas de la adolescencia;
Ayúdame y explícate cómo puedo hacerlo yo.
Demuéstrame cómo puedo ser mejor,
Cómo ser menos egoísta.
Dime cómo ser persona de bien en vez de castigarme
Y yo sin recibir una explicación de por qué.
Explícame como ganar tu amistad
Y la de los adultos, con respeto
Pero con confianza y con alegría.
Condúceme por el buen camino;
Ilumíname sobre los riesgos de vivir equivocadamente.
Sonríe conmigo. Tómame en cuenta.
Veme como persona.
Así estaré en condiciones
De querer educarme.
Edúcame, pero no me juzgues.
Castígame, pero no me hagas sentir mal.
Un alumno (que es decir un proyecto de vida).

Anuncios